RAJOY en Valencia

5 razones por las que Mariano Rajoy sigue siendo el más votado

Mi amiga Pepa me comentó lleno de rabia que los votantes del PP votaban a la corrupción, que no les importaba que vaciarán – presuntamente – las arcas del Estado, malgastarán el dinero o se lo repartieran a manos llenas y lo sacaran de España con total impunidad.

-Qué equivocada estás – le respondí. – Es así de simple

Y después le expliqué los cinco motivos por los que Rajoy sigue sacando más y más votos a pesar de los recortes, los escándalos de corrupción y los nuevos partidos emergentes:

 

1. _ La mayoría de los votantes del PP votan al PP, no solamente a Mariano Rajoy.

Los votantes del PP votan al PP por que el PP es el partido político que defiende sus intereses y su ideología. Hay una fuerte identificación entre partido y votantes que se ha forjado desde el pasado. Ésto también pasa en otros partidos, pero lo que les diferencia, lo realmente importante, es que en su ideología hay un fuerte sentido de la jerarquía y el autoritarismo que se siente y se vive como algo natural y positivo, y precisamente favorece que el votante vaya a votar como Dios manda cuando debe hacerlo …. algo que no pasa en los partidos de izquierdas.

 

2. _ Rajoy les ha demostrado ser el Líder de su Tribu

Cuando Mariano consiguió ascender al liderazgo del PP muchos le veían como el títere del anterior Líder, el señor Jose María Aznar. No parecía que hubiera ganado la tan necesaria e identificativa Batalla Interna, de manera que la idea que había en el aire era que no lo había conseguido por sus propios medios, sino por que Aznar había consentido dejarle de sucesor ya que su auténtico paladin, Rodrigo Rato según la mayoría de los analistas políticos, tenía otros planes. No era un auténtico Líder ni siquiera un heredero. En el peor de los casos era el segundo de abordo que le dejaban temporalmente calentar el sillón vacío.

Desde ese triste escenario, en los siguientes años Rajoy se centró concentró en convertirse en Líder desde el liderazgo, y para ello procuró relegar y alejar de sí a todo el séquito que había heredado de Aznar. Poco a poco fue creando un séquito propio, un séquito en el que – a mi entender muy intencionalmente – él aparece cada vez más como un líder auténtico, sólido, tranquilo y firme, rodeado de leales, y en el que nadie le hace sombra (ni siquiera las alumnas aventajadas). Ésa es la imagen que cuidan al máximo y en la que se afianzan él y su séquito, sobretodo en esta época tan crítica pre-electoral.

Evidentemente ésto no es suficiente en una época de crisis y recortes, pero la crisis y los recortes de repente parecen cosa del pasado, o al menos éso es lo que nos están metiendo en la cabeza constantemente. Y es que Rajoy se presenta ante nosotros como el hombre que ha hecho lo que había que hacer aunque a nadie le guste. No le ha quedado más remedio, por que los rojos antes, a base de repartir la riqueza, han dejado todo desmadejado. Es lo que tiene dejar que los otros ganen, que acceden al Poder y hacen lo que quieren.

Así que Rajoy llega, se hace un sitio, se pone poco a poco y despacito la corona y nos salva a todos de las chapuzas de los otros. Sí, es un Líder. Sí, defiende los intereses de su Tribu y sí se mantiene fuerte, sólido y da confianza a los suyos. …. nos guste o no.

 

3. _ Rajoy mantiene a una perfecta distancia de seguridad frente a la presunta corrupción de su partido

Es muy posible que en otros países con una tradición democrática más larga, sin una dictadura tan reciente detrás y con una educación ciudadana hacia la democracia y la responsabilidad política y civil desde el aula, es muy posible decía yo que un partido con tantos escándalos de presunta corrupción ya habría dimitido, se habrían ido a casa y se habrían hecho un ovillito en un rincón muertos de vergüenza.

Pero en España las cosas se viven con otra perspectiva. Somos el país del Lazarillo de Tórmes en la que el ciego abusaba del niño y el niño era un pieza de cuidado. La corrupción se mira con calma y a veces hasta se alaba “anda que listo, si yo hubiera podido echar mano de la caja …” Todavía a estas alturas hablamos de la picaresca con cierto romanticismo igual que se habla de los vikingos o de los piratas, que al fin y al cabo eran ladrones y asesinos pero nos siguen enamorando y los asociamos a una puesta en escena que nada tiene que ver con la realidad.

Esta simpatía por la picaresca dejaría de funcionar con unas cuantas generaciones de ciudadanos formados desde pequeñitos en qué es la democracia, qué responsabilidad tenemos cada uno en ella y qué responsabilidad tienen nuestros políticos. Pero éso parece que no interesa demasiado por que entonces dejaríamos de ser gente manejable y pasaríamos a ser ciudadanos exigentes.

Ahora sólo somos exigentes cuando las cosas se ponen peor que mal, cuando la indignación llena las calles y cuando nos hartamos de los recortes, los rescates a los bancos y todo lo demás. Entonces es cuando tomamos consciencia de que nos han robado a nosotros, a todos nosotros, y no a Papa Estado, y ahí es cuando la corrupción y los listillos de turno que se llenaban los bolsillos con nuestro dinero dejan de tener gracia.

Así que todos nos indignamos y el votante del PP también. Pero, por necesidad ideológica y tribal, el votante del PP ha ido esgrimiendo toda una serie de argumentaciones motivadoras que le ayudan a mirar con buenos ojos a Rajoy y rechazar la corrupción sin entrar en conflicto.

  1. En primer lugar en toda manada hay ovejas negras, algo que pasa hasta en las mejores familias pero que dándoles la espalda y largándolas de casa se arregla.
  2. En segundo lugar hay que separar el grano de la paja, y cuando lo hacesn descubren que algunos de esos políticos presuntamente corruptos son en realidad buena gente que cayeron víctimas de empresarios ruines, codiciosos y manipuladores, sin ética ni respeto a nada.
  3. Pero el argumento más importante de todos no se refiere a la infantería sino a los generales. Y en ese sentido parece como si la corrupción con mayúsculas – la de verdad, la de los grandes nombres – no fuera cosa de Rajoy sino algo del pasado, algo heredado que se ha quedado en casa, algo de mucho antes que él y en consecuencia ajeno a su voluntad y su ser. En cierto modo es como si Rajoy hubiera hecho todo lo posible por limpiar el partido pero ni él mismo hubiera podido imaginar que había tanta mierda debajo de la alfombra.

Hábilmente Rajoy confirma estas creencias de sus votantes con una distancia estratégica frente a la corrupción, una distancia física, fotográfica y psicológica que se mantiene en todos los casos en los que es posible y que se aumenta cuanto más mejor.

De esta manera, aunque todos los demás exigen responsabilidades a Rajoy por los presuntos casos de corrupción de su partido, él sólo tiene esperar a que se confirme que no hay ninguna relación con él ni con su actual séquito, dejar que la Justicia actúe y darles la espalda cuando ya es evidente que son ovejas negras.

De esta forma los votantes del PP pueden seguir considerándolo como su única opción válida y fuerte frente a la Amenaza.

 

4. _ Rajoy les defiende de la Amenaza Real

Y si hay algo mal hecho, como presuntamente en el caso del Ministro del Interior, tampoco importa demasiado por que, desde el punto de vista de la Tribu, está mal pero era para controlar a los que quieren resquebrajar a España ….

Sí, si algo motiva al voto de una Tribu es la Amenaza y el votante del PP se ha sentido profundamente amenazado en las últimas elecciones. Por un lado están los nacionalistas, que rompen la unidad patria, por otro lado los emigrantes, que nos invaden y nos roban los mejores trabajos, pero la Amenaza por excelencia ha sido la extrema izquierda que no ha sido necesaria rescatarla del pasado por que se ha mostrado en su versión más moderna, la del siglo XXI.

Cualquier analista sabe que la irrupción de Podemos en el ámbito político ha sido percibida como una amenaza por los votantes del PP. Pero desde el punto de vista de la Tribu no hablamos de una amenaza cualquiera, hablamos de una Amenaza Real, y  no olvidemos que una Amenaza Real moviliza infinitamente más el voto que una Amenaza Posible o una situación percibida como amenaza.

Por supuesto el PP ha aprovechado esta situación amplificándola al máximo y bombardeando los medios con informaciones, veraces o no, torticeras o confirmadas, que consolidaban la Amenaza.

Pero sinceramente …. tampoco habría sido necesario esforzarse demasiado por que Podemos se ha encargado de basar parte de su fuerza en presentarse como el azote de la derecha, los conservadores y los políticos tradicionales en general, incluso del PSOE y Pedro Sánchez por no ser suficientemente progres, rojos ni actores del Cambio. Sus intentos de superar al PSOE (con el fallido sorpaso) y sus alianzas con los nuevos nacionalistas (tipo Ada Colau) y en especial con IU, absorbiéndolo, confirman los temores de los votantes del PP que, como un resorte, se movilizan para apoyar al Líder que les protegerá de la Amenaza.

La corrupción, que es un asunto feo, pasa a un segundo lugar ante la Amenaza que avanza y que puede hacer que el votante del PP pierda sus recursos, su tren de vida, sus conquistas y la instauración de sus principios en todos los mecanismos de la sociedad.

 

5. _ La falta de una alternativa a Rajoy

Como buen Líder Rajoy se ha encargado de que nadie le haga sombra en su propio partido. Incluso sutílmente Sainz de Santamaría dejó de acaparar los medios cuando se planteó que  sería una buena alternativa al Líder. Lo mismo pasó con Aznar cuando alzó la voz discordante y algunos medios empezaron a comentar que quizá iba a volver a la política, y poco después esa posibilidad quedó zanjada y silenciada.

No, no hay nadie que se enfrente al liderazgo del viejo león que camina con paso firme, sabiendo lo que hace, sin dejarse presionar por nadie y sin desgaste aparente (al menos con sus votantes).

Pero ni siquiera hay quien suponga una amenaza a su liderazgo fuera del PP. Ciudadanos, con Albert Rivera al frente, habría sido la gran esperanza conservadora si hubiera sabido jugar sus cartas. Sin embargo en algún momento de su trayectoria perdió esa posibilidad y ahora tendrá que hacer un gran esfuerzo para volver a recuperar su credibilidad como alternativa al PP.

——-

Así que creer que los votantes del PP votan a la corrupción o no les importa es simplificar tanto las cosas que se pierde la perspectiva y la complejidad de la situación.

En cualquier caso Rajoy ha sido el más votado pero no es el más deseado por la mayoría de los españoles.

 

no Comment

Add your comment