15M-lovingMadrid-eDrake

La paradoja del #22M

Nunca un momento histórica ha sido tan interesante y paradógico a la vez … para mí.

Por un lado ha habido un movimiento que exige renovación, oxigenación y limpieza en el sistema político y financiero. Por extensión se replantean otros muchos aspectos sociales como la educación, la sanidad, etc. Al principio unos pocos se levantan y claman su indignación. Al grito se unen voces y la manifestación de insatisfechos se materializa en una acampada de jóvenes y no tan jóvenes. Se plantea el #nolesvotes y el movimiento se organiza y crea la miniciudad que #tomalaplaza. Ésta plaza y aquella y la otra de más allá. Es un contagio de fuerza y belleza, la belleza de ver como miles de personas diferentes son capaces de unirse por un deseo de cambio y mejora para todos.

Ahora toca votar. Y todo el mundo debe estar pendiente de los resultados de las elecciones ya que es la primera vez que habido un movimiento como el nuestro hay luego elecciones. Será como … ? Irán a votar? Qué votarán? Cuáles serán los índices de participación? Antes los PPs daban las elecciones por ganadas, será así?

Pero lo más interesante es la paradoja siguiente: Sean cuales sean los resultados no importarán demasiado, ya que lo que realmente importa es que el movimiento sea capaz de seguir adelante, sea capaz de evolucionar, crecer, madurar y avanzar. Es vital que con su fuerza y entusiasmo sea capaz de organizar los cambios que quiere plantear y sobretodo que encuentre vías reales y eficaces de participación ciudadana para poder representar a todos. Si el #15m sigue adelante exigirá un cambio real, sólido, estable y con raíces, que mejorará las bases de la vida política y por consecuencia la vida social y financiera de la sociedad.

El 15M surgió de la indignación social, arraigó en el ciudadano y lo movilizó a las calles. Los que no estaban allí sentados, paseaban de vez en cuando apoyándoles con su presencia, el resto de los millones que no salían a las plazas seguían contagiados en los telediarios lo que pasaba. El 15M es de los ciudadanos, de la gente, de todos … y son todos los que deben seguir dándole vida.

El problema es que seguir inflamándole aire a un movimiento social para que se mantenga con vida es incompatible – en sí mismo – con la vida. Choca sin quererlo con ir al trabajo y cumplir con el jefe de turno, a la compra, a las rebajas, a la farmacia o la tienda de dos calles más abajo, choca con la vida familiar y social si no la puedes empotrar en la lucha social y ciudadana y resulta que anda por su cuenta y te toca cuidar de los niños o tener tiempo para visitar al abuelo. Mantener con vida un movimiento social y no vivir de ello choca de lleno con pagar las facturas.

Y vivir de ello ya es otra cosa ….

Como siempre “la cruda realidad”

Así que, siendo testigos y parte de cómo todos nos indignamos y salimos a la calle a pasearlo por la plaza del pueblo, también estamos en el sepelio de nuestro pequeño milagro social .. sin que nadie sea consciente de ello.

Ni siquiera somos conscientes de que el tiempo y la naturaleza misma de este movimiento juegan en nuestra contra.

En cierto modo los cambios sociales son como las personas. Se cabrean, se calientan, acumulan energía, furia, rabia, razones e indigación y un día: Estallan. Despliegan de golpe una increíble cantidad de energía, parece que van a cambiar TODO, que el mundo al que pertenecen va a transformarse por completo … y luego se calman hasta volver a su ser natural o a un estado muy parecido al que tenían antes.

Cuando se pierde tanta energía en una explosión ya no queda energía para cambiar las cosas.

Las cosas que quedan cambiadas, esas sólo quedan cambiadas ahí, en ese momento justo en el que explosionaron, en el que todo reventó y saltó por los aires.

Para que un cambio social deje huella y sea visible es imprescindible que el estallido que lo hace nacer sea brutal, intenso y resquebrajante. Si resquebraja la sociedad, el mundo político, el orden establecido .. podremos ver los cambios por que todo quedará trastocado por su fuerza explosiva. Cuanto más fuerza tenga la explosión más posibilidades habrá de que esa energía cambie l que le rodea.

Pero no hay una explosión que luego con el tiempo vaya cambiando poco a poco las cosas. Esos son metamorfosis y las metamorfosis no surgen de un estallido de indignación ciudadana sino de un cambio intencionado, consciente, duro e imparable, muy premeditado, que lleva bajo el brazo los planos de su destino.

El #15M no sabe a dónde va y ni a dónde puede llegar. No tiene un objetivo, un destino, una hoja de ruta con el nombre de la estación final. Sólo surgió para gritar su enfado y ni siquiera sabe que puede moverse y cambiar las cosas.

Así que vivimos momentos emocionantes, llenos de desilusión, enojo, indignación y cambio. Estamos llenos de ilusión y no sabemos por qué.

Somos felices por que nos hemos levantado en clase. Nos hemos puesto de pie para decir que éso no nos gusta … y con éso ya está.

Y esa es la paradoja .. teniendo tanto en la mano .. creemos que ya está.

15M-NuestroSuenosNosHanDespertado_lovingMadrid-eDrake

 

no Comment

Add your comment